EN MEMORIA DE MI HERMANO DE KUNGFU

“Michael, mi único y verdadero hermano de kungfu. Maestro de verdad donde los haya…”

mikeandme-sm

Michael y Carlos en Taiwan

Te escribo esta carta sabiendo que ya no estas entre nosotros. Que la vida te ha sido arrebatada de manera injusta; (teniendo un corazón tan grande, teniendo tanto conocimiento para entregar a tus alumnos), como es posible que te hayas ido tan pronto…

La comunidad de las artes marciales chinas debe saber de ti, (como maestro y como persona). Por ello me gustaría escribir algo bonito y desde lo más profundo de mi corazón:

Michael, eras un ser extraordinario. Un practicante de los de verdad, nunca dabas síntomas de flaqueza. Los años que estuvimos alrededor del gran maestro Suyuchang, (de los cuales yo mismo doy fe de ello) siempre demostraste amor por el Maestro, por tus hermanos y por el kungfu. Recuerdo como si fuera el primer día, cuando juntos (tu y yo) practicábamos en pareja todos los conocimientos de Mantis, Pachi, Pakua etc. al ser tan “bajito” me obligabas a bajar mis posiciones (a veces hasta la extenuación). Pero a pesar de ello, siempre me apetecía trabajar contigo, pues siempre tenías algo de tu conocimiento para mí. Cuando teníamos que participar en cualquier evento, “tu” siempre eras el primero en demostrar las habilidades del kungfu.

mikeandme2

Michael y Carlos durante un curso

En tu segunda etapa como discípulo del gran maestro Wang Chieh, te recibimos mi mujer y yo, en nuestra casa durante varios días. Recordamos como de tu interior, emanaba: felicidad, amor y orgullo al hablar de tu proyecto y maestro de Taiwan. Una de esas noches, la pasamos sin dormir contando todas nuestras experiencias como estudiantes de kungfu. Intercambiamos conocimientos de Baguazhang, Xingyiquan y de Mantis y en aquel preciso momento hicimos un “juramento” (hermanos hasta la muerte). Ahora ya no estamos juntos, pero quiero que todos sepan que a pesar de que ya no estés a mi lado, seguirás siendo mi hermano para la eternidad. Quiero terminar diciendo a todos; que Michael, supo en vida trabajar su cuerpo, energía y espíritu. Y que por ello, ahora ya esta ocupando un lugar privilegiado en los cielos. Cuando nos despedíamos siempre los hacíamos así: Chao Bacalao. Y así es como te quiero recordar. Siempre estarás en nuestros corazones. Ahora descansa en Paz hermanito.

En representación del Instituto Wushu Sanchai, nuestras condolencias a todos sus seres queridos.

Tu hermano de kungfu Carlos García y todos mis estudiantes.